Los comerciantes del paseo de Gracia, inquietos ante las movilizaciones

Las concentraciones convocadas el viernes en contra del Consejo de Ministros inquietan al comercio de Barcelona, según fuentes de Empresaris de Catalunya. Los locales del paseo de Gràcia seguirán con atención una jornada en la que se prevé un descenso de las ventas. Muchos turistas y residentes de fuera del área metropolitana pueden tener problemas para desplazarse a la ciudad.

Texto de Leyre Flamarique y Ana María Barbero.

Barcelona se prepara para una jornada de movilizaciones. A las manifestaciones convocadas por grupos independentistas en contra del Consejo de Ministros y liderados por los Comités para la Defensa de la República (CDR) se suman las protestas de colectivos laborales como los taxistas. Uno de los grandes afectados será el comercio. En plena campaña de Navidad algunas tiendas se plantean echar el cierre durante la jornada. “Es dejar Barcelona por los suelos”, dice Catalina Garcés, dependienta de un pequeño comercio textil del paseo de Gracia.

Nadie ha aconsejado a los comerciantes que cierren sus establecimientos

Durante el día de hoy no se han tomado medidas, aunque las ventas sí que se han visto afectadas. En el Paseo de Gràcia la jornada se ha desarrollado con normalidad. Tomás Martín, trabajador en uno de los quioscos, no cree que vaya a descender la afluencia de clientes y afronta los hechos con tranquilidad. Según el quiosquero, el problema es la incertidumbre sobre si va a llegar el reparto de prensa mañana. Aun así, algunos establecimientos adelantan trabajo en previsión de lo que pueda ocurrir.

En esta vía no se ha convocado ninguna movilización para el viernes pero los comercios están pendientes de la situación de la ciudad. El encargado de una tienda de ropa, Marc Calull, asegura que desde el Eje Comercial del Paseo de Gracia se les ha advertido que quizás deban tomar medidas. Se les recomienda que “estén atentos”, aunque no se ha ordenado el cierre del local, al igual que no lo ha hecho la propia empresa. Según Calull, serán los Mossos los encargados de decidirlo.

Los turistas asumen con paciencia la convocatoria de las protestas

Para los turistas alojados cerca del paseo de Gracia no es un problema de momento. Un matrimonio colombiano cuenta que hoy se ha enterado de las movilizaciones y dice que no les influirá para seguir con su visita a la ciudad. En cambio, sí lo será para los residentes fuera del área metropolitana. “Hoy no nos afectará, mañana sí”, dicen Isabel Jiménez y Alba García, madre e hija residentes en Badalona y que se encuentran hoy de compras por el paseo.

“Por supuesto que nos va a perjudicar. Siempre que hay una manifestación o algo parecido se nota”, afirma Mireia Raduá, directora de otra de las tiendas de ropa del Paseo de Gràcia. El pronóstico unánime es que bajarán las ventas. Empresaris de Catalunya aseguró el pasado martes que las protestas organizadas para mañana están causando pérdidas en el comercio y el turismo en plena campaña navideña.

Los Jardinets, epicentro de protestas

Los comerciantes de los Jardinets de Gràcia prevén abrir mañana sus establecimientos con normalidad. En tanto que habitual punto de inicio de manifestaciones, suele ser una zona conflictiva en este tipo de jornadas. Muchos comerciantes no descartan tener que cerrar a media tarde si la manifestación se vuelve violenta. “Durante otras manifestaciones hemos tenido que bajar la verja con los clientes dentro. Una vez no podíamos salir porque los piquetes echaron silicona en las cerraduras”, afirma Teresa Marín, encargada de una óptica. Los comerciantes no saben cómo va a transcurrir la movilización pues cada una es diferente, pero todos están tomando medidas previas. “He pedido al proveedor que me traiga hoy el doble de productos. Mañana no viene porque la calle estará cortada, ya me ha pasado otras veces. Mejor prevenir”, dice Martín Forman, dueño de un restaurante.

Muchos comerciantes no descartan cerrar a media tarde

Muchos establecimientos no notan las consecuencias negativas. “Como mucho hemos tenido que bajar la verja -alega Marta C., recepcionista en una clínica médica-. Los que más sufren las consecuencia son cadenas como Buenas Migas o multinacionales como Deutsche Bank. Les han roto los cristales y arrojado pintura a la fachada”. Otros comerciantes, al tratarse de la primera manifestación que van a vivir, no saben cómo afrontar la situación. “Llevamos menos de tres meses abiertos y no hemos sufrido ninguna movilización. Tengo miedo, no sé cómo va a transcurrir la manifestación. Yo cerraría, pero todo depende de lo que el jefe diga”, afirma la dependienta de la tienda de ropa Tanganika.

“Nosotros salimos beneficiados por la manifestación porque las ventas aumentan”, cuenta la dependienta de La Farmacia dels Jardinets. “Los heridos por lesiones leves vienen a la farmacia”. La encargada de Buenas Migas dice que hacen más caja al “acudir al establecimiento manifestantes que deciden ir a buscar un café, agua o refrescos”. Estos argumentos chocan con los comentarios del resto de los establecimientos, que defienden que los clientes prefieren evitar esta zona de Barcelona para no involucrarse en las manifestaciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.